Íñigo Méndez de Vigo: “Hay intenciones de que el euro no salga adelante”

El Secretario de Estado para la Unión Europea compartió sus reflexiones en una tertulia “petit comité” organizada por Europa en Suma junto a embajadores europeos, diplomáticos, periodistas y profesores universitarios.

Méndez de Vigo quiso reiterar en primer lugar que la misión de la Comisión Europea que se encuentra en Madrid analizando los desequilibrios económicos es un mero trámite que está previsto en los tratados y que no tiene nada de excepcional. “Esta misma misión irá a Alemania en breve y seguro que la prensa no se hace eco de ello”, afirmó.

El encuentro se centró inevitablemente en el papel de España dentro de la UE.

Principales reflexiones:

– “La prensa extranjera potencia especialmente las noticias negativas de España”

– “Hace diez años, la UE se encontraba en un momento brillante. ¿Qué ha pasado? Falta de voluntad política”.

– “Estamos ante un proceso de federalización de Europa”

-“Es absurdo pensar en una vuelta a la peseta. ¡Nadie invertiría en España! ¿Quién iba a comprar una peseta devaluada?”

– “Debemos utilizar el Banco Europeo de Inversiones más y mejor”

Íñigo Méndez de Vigo habló de “intenciones” que abogan por que el euro no salga adelante y reiteró su “creencia firme” en que España no tendrá que ser intervenida por la Comisión Europea.

Anuncios

La incertidumbre económica se instala en la Eurozona

Economistas de prestigio internacional se han reunido en unas jornadas organizadas por EurActiv, uno de los portales de información de referencia en el ámbito europeo, donde han debatido en un panel de discusión sobre el futuro de la marcha de la economía europea.

La discusión se centró en dos puntos fundamentales: uno relativo al crecimiento sostenible del continente y otro sobre la incertidumbre macroeconómica a la que tendrá que hacer frente la Eurozona en los próximos meses.

El economista jefe de Allianz, Michael Heise, presentó los resultados de su informe anual sobre el estado de las economías de la Eurozona. Según este estudio, 2011 fue un año crítico que estuvo marcado por la falta de confianza de los mercados en la sostenibilidad de las deudas soberanas de los países europeos. Sin embargo, enfatiza en que Bruselas ha sabido sortear los finales apocalípticos que muchos auguraban para finales de año, destacando avances importantes que han pasado desapercibidos a pesar de su trascendencia.

Ránking Sostenibilidad fiscal extraído del Informe de Allianz

Heise declaró que muchos de los indicadores de confianza y crecimiento han mejorado en muchos de los países de la Eurozona, haciendo hincapié en que hoy en día Europa observa atentamente balances macroeconómicos potencialmente peligrosos que antes apenas se tenían en cuenta.

Por su parte, Guntram Wolff, subdirector del think tank Bruegel, alertó de que la recuperación de la economía europea está siendo “débil y poco firme”, mostrándose escéptico ante los esfuerzos del Banco Central Europeo por dar liquidez al sistema bancario. “Los bancos se han vuelto completamente adictos a la liquidez del BCE, lo que hará que dentro de tres años tengamos que seguir discutiendo las mismas cuestiones”.


Los sistemas de pensiones: el verdadero reto de las sociedades europeas

Julio de 2010: la Comisión Europea publica el Libro Verde sobre el futuro de las pensiones. Se abre la caja de Pandora. Bruselas concluye que es necesario retrasar la edad de jubilación e insta a los Veintisiete a promover cambios regulatorios que permitan la sostenibilidad de un sistema de pensiones que garantice su universalidad para las generaciones futuras.

El debate se instaló en la agenda y muchos países europeos, entre ellos España y Francia, siguieron las recomendaciones de la Comisión Europea a pesar de la protesta social que provocó. Pero ¿son suficientes las medidas llevadas a cabo?

László Andor, comisario de Empleo, en la presentación del Libro Blanco. / Foto: Comisión Europea

El comisario de Empleo, László Andor, ha presentado el Libro Blanco relativo a unas pensiones adecuadas, seguras y sostenibles, cuyas principales propuestas son:

– Que quienes quieran, puedan seguir trabajando

– Conservar los derechos de pensión aunque se esté en otro país de la UE

– Constituir planes privados de jubilación complementarios

– Restringir el acceso a la jubilación anticipada y eliminar diferencias entre hombres y mujeres

Las pensiones han pasado de ser una conquista social intocable a dejar de ser tabú y formar parte de la mesa de negociación. Las pensiones cada vez ejercen mayor presión financiera en los presupuestos nacionales y la esperanza de vida de los europeos es una de las más altas del mundo.

Según los datos que maneja Bruselas, los pensionistas constituyen el 24 % de la población (120 millones de europeos sobre una población de 500): los nacidos del boom de natalidad empiezan a alcanzar la edad de jubilación y el número de trabajadores en la edad laboral principal está descendiendo ante las duras condiciones actuales.

El envejecimiento del continente se hace notar en las cuentas de los Estados y afrontar el reto demográfico será una de las tareas más importantes a las que se enfrenta la UE a medio-largo plazo. Precisamente, este 2012 es el Año Europeo del Envejecimiento Activo.


Hacia un impuesto común a las transacciones financieras

El papel de la banca en la crisis financiera internacional ha suscitado el debate en torno a la necesidad de que las grandes operaciones de flujo de capitales se graven con un impuesto para penalizar los movimientos especulativos.

El primer Estado miembro en anunciar la implantación de esta tasa ha sido Francia, y esta medida será implantada por Sarkozy si gana las presidenciales de 2012.

Hace tiempo que el Parlamento Europeo viene reivindicando la implantación de la llamada ‘Tasa Tobin’ a nivel comunitario, y la Presidencia danesa de la Unión Europea ya se encuentra trabajando en una propuesta de Directiva que permita desarrollar la iniciativa.

Precisamente la semana pasada 9 ministros europeos enviaron una carta a la ministra danesa de Economía para instar a la Presidencia a acelerar el proceso que culminará en la redacción de propuesta de Directiva del Consejo.

A pesar de que se prevé que las transacciones financieras se gravarán únicamente al 0,1%, este instrumento logrará generar ingresos que se pueden convertir en una interesante fuente de financiación.

Este movimiento político se percibe como un guiño a los ciudadanos, que perciben que son los únicos que están pagando las consecuencias de una crisis que en buena medida ha sido provocada por el sector financiero. La medida no goza de buena acogida en el sector de la banca, que ha manifestado que es intervencionista y que sólo servirá para obstaculizar y poner trabas al libre comercio.

 


Perfilando el posible escenario de una Europa sin Merkozy

Angela Merkel y Nicolas Sarkozy / Foto: wikipedia

La lucha por las presidenciales francesas de abril y mayo de 2012 arranca con un panorama poco alentador para Nicolas Sarkozy. Si el candidato socialista termina por arrebatarle la reelección, se pondrá fin a la ‘era Merkozy’ en la Unión Europea, un gobierno franco-alemán que ha llevado el timón del continente en la peor crisis de su historia. La regeneración de líderes introduciría nuevos conceptos y nuevos escenarios para afrontar las dificultades que asolan al continente europeo.

Segundo en las encuestas y con el Frente Nacional de Le Pen adaptando su discurso para arañarle votos, el presidente francés lucha contracorriente para aumentar el espectro de la aceptación de su gestión política al frente del Elíseo los últimos cinco años. De momento, ni el anuncio de la tasa a las transacciones financieras ni la implicación personal de Angel Merkel en la campaña de su partido ha servido para aumentar su popularidad.

Un lustro después de que estallara una inédita crisis financiera internacional, el dogma seguido por los líderes europeos ha sido el del recorte del déficit y la reducción de la deuda a través de unos ajustes draconianos en forma de recortes que están padeciendo principalmente los ciudadanos. Y todo, a base de forzar acuerdos nada fáciles a 27 siguiendo las pistas a los mercados en el esfuerzo por recuperar la confianza en la inversión.

En medio de este aluvión nace la pareja ‘Merkozy’, los líderes políticos de los dos países de la Unión que siempre han marcado la marcha y rumbo de la integración europea. Angela Merkel y Nicolas Sarkozy, unidos por el color político y ambos decididos a llevar la iniciativa respecto al futuro del continente, muy pendientes de las encuestas internas y midiendo los efectos que cada medida que toman a nivel europeo pueda tener sobre los próximos comicios locales o regionales que disputen sus partidos en sus respectivos países.

Sarkozy cuenta con un delicado margen de maniobra tras ver cómo su empeño personal por mantener la triple A en la calificación de la deuda soberana de Francia ha sido frustrado por parte de las agencias de calificación tras varios meses de contención.

El ascenso del socialista François Hollande en la escena política francesa trae ideas renovadas en el debate ideológico que se está librando en la UE para salir de la crisis. Merkel y Sarkozy ya han introducido en su discurso las expresiones ‘creación de riqueza’ y ‘generación de empleo’, rendidos ante la evidencia de que la austeridad no será la receta adecuada para librar la recesión. Sin embargo, no acaban de encontrar una fórmula para aunar recortes con crecimiento.

Si bien hay pocas dudas de que seguirá siendo Berlín quien lleve el timón de la UE, un relevo de su hasta ahora principal aliado político seguro que enriquecerá el debate sobre los pasos que debe seguir Europa en la crisis de la deuda soberana. Y aunque Merkel seguirá contando con el apoyo de líderes de grandes países europeos de su color político como Monti o Rajoy, el eje franco-alemán es el que está llamado a intentar conseguir un consenso y un discurso unificado por lo que simbólico de estos dos países a lo largo de la historia de la construcción europea.

También puedes leer este post en Miradas de Internacional.