Palabra de Delors

Jacques Delors

Jacques Delors es una de las figuras más respetadas y emblemáticas de la Unión Europea; ha sido siempre un punto de referencia y alguien a quien escuchar. Ejerció durante 10 años la presidencia de la Comisión Europea y aún hoy se le echa en falta mirando a los líderes de la actual UE. Ni Van Rompuy, presidente del Consejo, ni Barroso, presidente de la Comisión ni Jerzy Buzek, presidente del Parlamento Europeo, logran ejercer una política de influencia que impulse a la UE hacia los objetivos que se lleva planteando durante años.

El diario ‘El País’ ofrece hoy una interesante entrevista con el añorado Delors, que hoy cuenta con un edificio a su nombre, el de la sede del Comité de las Regiones.

En ella hace un repaso del panorama mundial actual, del que me quedo con las siguientes ideas relativas a la Unión Europea:

– “Los gobiernos arrinconan el método comunitario, recurren a intereses particulares. Si hubiera que cambiarlo, habría que poder prescindir de los que siempre frenan. Porque un Estado miembro puede decir, “me voy”. Pero falta una disposición que diga: “Querido amigo, no está de acuerdo en nada, así que fuera”.

– “La incorporación de Grecia, España y Portugal fue un milagro, fueron unos socios perfectos, entusiastas, incitadores. Ese periodo fue magnífico. Con los países del Este quizá ha sido más difícil. No nos conocíamos tan bien. Pero al fin y al cabo eso subraya que Europa es capaz de hacer grandes cosas”.

– “Tenemos algunos deberes históricos, por ejemplo en los Balcanes. La motivación de los padres fundadores era establecer la paz”.

– “Necesitamos líderes que no barran para casa, que tengan visión a largo plazo y defiendan los intereses comunes”

Aquí se puede consultar la entrevista íntegra.

Anuncios

Ashton: Primeras impresiones

Catherine Ashton en su audiencia ante el Parlamento Europeo

Si dicen que las primeras impresiones son las que cuentan, la flamante Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Seguridad, la Baronesa Catherine Ashton, puede estar tranquila. En su segundo día de trabajo en el puesto, se enfrentó a las preguntas de la Comisión de asuntos exteriores del Parlamento Europeo dejando un generalizado buen sabor de boca.

El intercambio de ideas se celebró en el gran hemiciclo del Parlamento, dada la expectación ante el encuentro, y desde luego era difícil encontrar a simple vista una sola butaca vacía. Los eurodiputados recibieron a Ashton ansiosos de respuestas y con muchas dudas sobre las líneas generales que seguiría la política exterior de la UE en los próximos años, pero todos se quedaron sin una sola pista porque la británica optó por la prudencia y por ser comedida en los temas más delicados.

Así, mediante una disculpa “por tan sólo llevar dos días en el cargo” y por la necesidad de ponerse al día con su predecesor en el cargo, Javier Solana (del que dijo que “es un privilegio para la UE”) y asesores, no quiso posicionarse sobre Cuba, Honduras o Afganistán.

Sí fue más clara con Irán, haciendo mención a que se deben aplicar sanciones ante los últimos acontecimientos.

Ashton defendió su trayectoria y la consideró óptima para desarrollar su actual puesto ante las críticas de muchos eurodiputados, especialmente los liberales británicos, que por atacar hasta intentaron (sin éxito) sacar algún trapo sucio de su pasado. Hasta le llegaron a decir que “ha surgido de la nada”. La Baronesa acabó con todas las dudas cuando terminó por decir: “Quizá yo no sea su candidata ideal, pero he sido la candidata de los 27 y lo haré lo mejor que pueda”, tras lo cual el hemiciclo estalló en sonoros aplausos.

Con su larga trayectoria en el Partido Laborista, Ashton abogó por una “quiet diplomacy” o diplomacia tranquila, algo que define aún más su perfil recatado sin grandes pretensiones de protagonismo. Es más, literalmente dijo que “se consiguen mejores resultados sin protagonismos innecesarios”. Su perfil la coloca como buena negociadora y mediadora tras sus experiencias de negociaciones con China, Rusia o Estados Unidos.

Además, aseguró que no piensa ser una extensión del Foreign Office británico y que en su país siempre ha sido conocida por su perfil europeísta.

Lo más positivo fue su voluntad y disposición para tener encuentros periódicos con el Parlamento, que recordemos es la única institución elegida directamente por los ciudadanos. Veremos si lo cumple.

* Foto: Ashton, durante su ponencia, se encuentra a la derecha, junto al presidente de la Comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores, secretario y otro miembro. La foto la realicé yo mismo, de ahí que sea desde tan lejos…